martes, 11 de septiembre de 2012

La comunicación: conceptos, elementos del proceso y forma de comunicación

la comunicación:  es el proceso mediante el cual el emisor y el receptor establecen una conexión en un momento y espacio determinados para transmitir, intercambiar o compartir ideas, información o significados que son comprensibles para ambos.




 elementos de la comunicacion

Los elementos que intervienen en el proceso de comunicación son los siguientes:
  • Emisor: Aquél que transmite la información (un individuo, un grupo o una máquina).
  • Receptor: Aquél, individual o colectivamente, que recibe la información. Puede ser una máquina.
  • Código: Conjunto o sistema de signos que el emisor utiliza para codificar el mensaje.
  • Canal: Elemento físico por donde el emisor transmite la información y que el receptor capta por los sentidos corporales. Se denomina canal tanto al medio natural (aire, luz) como al medio técnico empleado (imprenta, telegrafía, radio, teléfono, televisión, ordenador, etc.) y se perciben a través de los sentidos del receptor (oído, vista, tacto, olfato y gusto).
  • Mensaje: La propia información que el emisor transmite.
  • Contexto: Circunstancias temporales, espaciales y socioculturales que rodean el hecho o acto comunicativo y que permiten comprender el mensaje en su justa medida.



funciones de la comunicacion
Aunque la función básica del lenguaje es la comunicación, esta se puede
manifestar de distintas formas según el elemento predominante en la
comunicación. Teniendo en cuenta el predominio de uno de los elementos de la
comunicación, existen diferentes funciones del lenguaje:


Función representativa: La función representativa se centra en el contexto.
El emisor emplea el lenguaje para comunicar un hecho objetivo, idea o
concepto. Por ejemplo, en la frase Hoy hace un tiempo lluvioso y frío se da
una información en la que no se observa subjetividad. Las palabras remiten
a la realidad exterior que sirve de contexto o situación.


 

Función expresiva La función expresiva, en cambio, se centra en el emisor.
El emisor refleja su estado emocional, su subjetividad o sentimientos. Esta
función puede darse pura -en las exclamaciones- o asociada a la función
representativa.
Puede presentarse pura, por ejemplo en ¡uf!, ¡ay!; o asociada a la función
representativa, como en ¡Qué frío hace!
Función

Función conativa o apelativa El elemento resaltado en esta función es el
receptor. El mensaje pretende llamar la atención del receptor o hacerlo
actuar. Son característicos de esta función el vocativo, que se emplea para
llamar a alguien (¡María!, ¡Hermano!), y el imperativo (¡Ven!, ¡Cierra la
puerta!). Otros ejemplos: ¡Juan!, ¡Espera!, ¡Niño, apaga la luz!

Función poética Pone de relieve al mensaje en sí, anteponiéndose la forma
al fondo; es decir, el cómo se dice a lo que se dice. Se emplea, pues, un
lenguaje connotativo. Por tanto, es propio de la literatura en general y
especialmente de la poesía pero también podemos encontrar esta función
en los refranes: Año de nieves, año de bienes. En abril, aguas mil.

Función metalingüística El elemento predominante en esta función es el
propio código de comunicación; es decir, que habla del propio lenguaje.
También se emplea para verificar la correcta decodificación de un mensaje o
comprobar si se ha empleado bien el código.
Así, si digo La mesa está rota, la palabra mesa está utilizada en función
representativa, designa un objeto. Pero si digo "Mesa" es un sustantivo, uso mesa
en función metalingüística, pues ya no se refiere a un objeto sino a
una palabra, a un elemento del código de la lengua española.

Función fática La función fática se centra en el canal o forma
de contacto. No es esencial el mensaje, sino el hecho de
mantener el contacto. Ejemplo del uso de esta función son las
conversaciones triviales sobre el tiempo y otros temas
impersonales que, en ocasiones, debemos mantener con
desconocidos y donde no se pretende comunicar nada en concreto por
ejemplo: ¿Cómo estás?, ¡Qué alegría verte!, Querido amigo: (en una carta),
¿Diga? (al teléfono), ¡Adiós! ¡Hasta luego!, Atentamente (en las cartas), etc.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada